Impossible is nothing.

Hacía semanas pensaba que había retos imposibles por cumplir, por mi condición de una persona con 56 años y un peso de 98 kilos. Pero el auténtico peso era yo, que no creía en mis posibilidades de hacer algo.

Cuando Lola me propuso hacer el Camino de Santiago pensé que era una locura, ¿pero dónde vamos nosotros?. “¡Vamos, acepto!”, le dije, por lo que empezamos a planificar el camino. Lo primero que debemos hacer es ponernos un poco en forma, y realizar alguna caminata. Pero claro, que pensaba yo que era lo mismo hacer 5 Kilómetros en 1 hora de vez en cuando, que hacer 20 Kilómetros por subidas, bajadas, caminos pedregosos, ¡lo mismo!.